Pastas viena

Porque sorprender con algo tradicional también mola

Cuando era pequeña y venían visitas a casa solían traer unas bandejas de pastas súper apetecibles para que merendáramos todos los hermanos, y a mi las que más me gustaban eran las típicas pastas rellenas de mermelada de frambuesa.

Pues hoy he podido hacerlas y he vuelto a comprobar como puedes sorprender con algo tradicional, las he sacado en el café en plan “mini” y para merienda mas grandes. Os dejo la receta y alguna foto, animaros que es facilísimo, están buenísimas y todo el mundo lo agradece.

 

Pastas viena:

90 gr de azúcar

240 gr de mantequilla

2 yemas de huevo

300 gramos de harina

Lo primero es mezclamos la harina y el azúcar, a continuación añadimos la mantequilla que tiene que estar blanda, no fundida sino blanda como pomada y por ultimo las yemas de huevos. Es importante no trabajar mucho la masa con mezclara un poco y que se incorporen bien los ingredientes está lista.

Dejamos la masa enfriar en la nevera 10 minutos y después usando un poco de harina (no mucha para que no se endurezca la masa) estiramos con un rodillo consiguiendo un grosor de 1cm.

En las que usemos de tapa tendremos que hacerle un agujero en el centro para que asome la mermelada y las otras las dejaremos tal cual.

Una vez formadas las metemos en el horno a una temperatura de 180º durante 10 minutos, espolvoreamos con azucar glas la parte superior a las otras les ponemos un poco, no excesivamente para que no se salga por los lados, mermelada de cualquier sabor, para mi la mejor es la de frambuesa, tapamos, colocamos en bandejas y verás como vuelan.

Image