Mousse de chocolate blanco con cava y frambuesas

Este es un postre sencillo y elegante, equilibrado en sabores y exquisito que en cualquier día de fiesta o celebración puede crear ese factor sorpresa al final de una buena comida. Es una receta de un blog que admiro:”Postres con estilo” Y que os recomiendo cada una de sus propuestas. En su blog termina el postre con una cobertura de chocolate blanco y pan de oro. Para la ocasión omití ese último paso pero os lo sugiero para darle el último toque de glamour a la copa de cava…

Ingredientes (para 8 copas)

Para la gelatina de cava

400 gr de cava, 20 gr de gelatina, 150 gr de azúcar.

Para la mousse de chocolate blanco

300gr de chocolate blanco, 100 gr de nata, 48gr de yema, 36 gr de azúcar, 8 gr de gelatina, 480 gr de nata semimontada.

Empezamos por la gelatina de cava, mezclamos el cava con el azúcar y lo vertemos en una jarra para que nos resulte más fácil rellenar las copas, ahora fundimos las hojas de gelatina en el microondas (previamente hidratadas y bien escurridas) y las mezclamos con el cava. Colocamos 4 o 5 frambuesas en cada copa y rellenamos con el cava hasta un poco menos de la mitad de la copa. Ahora las colocamos en la nevera y las ponemos inclinadas poniendo la base de las copas entre las rejillas de la nevera y apoyándolas contra las paredes, de ese modo cuando la gelatina cuaje cogerá esa forma en diagonal.

Cuando la gelatina cuaje, empezamos a preparar la mousse de chocolate blanco, calentamos los 100gr de nata hasta los 90ºC, por otro lado mezclamos las yemas con el azúcar, cuando la nata llegue a los 90ºC retiramos del fuego y la vamos incorporando a las yemas poco a poco para equilibrar la diferencia de temperatura y removemos. Pasamos la mezcla de nuevo al cazo y ponemos a calentar a fuego suave procurando que no pase de 84ºC (si pasara de 84ºC el huevo cuajaría) y sin dejar de remover hasta que empiece a espesar ligeramente.

Retiramos del fuego y vertemos sobre el chocolate (previamente troceado), al mismo tiempo que lo vertemos lo vamos colando. Removemos y mezclamos bien con las varillas hasta que el chocolate se funda completamente. Ahora emulsionamos con el túrmix y al mismo tiempo vamos repasando las paredes del bol con una lengua para que quede todo bien emulsionado y obtengamos una mezcla homogénea. Dejamos enfriar, mientras semimontamos los 480 gr de nata en un bol y lo guardamos en la nevera. Cuando la mezcla este a 33ºC, sacamos la nata semimontada de la nevera y la vamos añadiendo poco a poco con movimientos envolventes.

Metemos la mousse en una manga, terminamos de rellenar las copas y las volvemos a guardar en la nevera hasta que la mousse cuaje.