Consejos de madre

“Portate bien”, “cometelo todo”, “se educada”, “da las gracias” etc…son algunas de las frases que nuestras madres nos han repetido sin cansancio cada vez que íbamos a un plan, cada vez que saliamos de casa. Esas frases que en su momento no le dabamos importancia, en realidad tienen en nuestra vida mucha mas repercusión de lo que pensamos; porque lo que nuestra madre pretendía al darnos esos consejos últimos antes de salir era que nuestra compañía fuera agradable para aquellos con los que íbamos a coincidir,  y eso está muy bien se agradable a los demás es algo que se agradece, pero el problema viene cuando ese aparente angelito en casa ajena no tiene nada que ver con la realidad, ahí hay algo que falla. Y falla porque te acostumbras a actuar según quien esté delante y la impresión que en esa persona quieras dejar, y eso es un problema.  Y lo peor en que no pasa solo cuando somos angelitos de menor edad, sino que mucha gente entrada en años tiene por costumbre vivir así, dejando impresiones en los demás que no en todos los casos se corresponden con la realidad.

Las impresiones, las apariencias, buscar quedar bien es algo que no puede dominar nuestra vida, tienes que ser como eres porque eres tu no porque este ALGUIEN delante. Me da mucha rabia ver como la gente se deja llevar por las apariencias, me observan: pues ahora resulta que soy super eficiente aunque lleve un año sin dar palo al agua. Me observan : pues voy a sonreír cuando en realidad soy un cardo que se dedica a pinchar a los demás.

Yo he pasado por la vida aparente, la vida que tiene por motor impresionar a la gente que observa porque me interesa, pero hace un tiempo que decidí colgar ese traje y no volver a sacarlo nunca más porque me estaba traicionando a mi misma.

Me gusta correr y de vez en cuando voy a alguna carrera y esto se ve con mucha claridad. Llegas a la carrera con nervios, te plantas en la linea de salida conectas tu reloj y observas, y al observar empiezo a pensar que hago yo ahí, yo que no soy profesional de esto que encima últimamente he estado emtrenando regular y te imaginas el ridículo que vas a hacer en esa carrera…ves que la gente lleva marcazas de ropa, ves super zapatillas, la gente pone una pose graciosa…pero de repente el pistoletazo de salida y ahi, trotando no hay engaño, todos somos iguales y el que parecía que iba a arrasar empieza a quedarse atrás y en cambio por el que no dabas un duro esta a tope. Y llegas a la meta y vuelvesa caer en la cuenta de que la apariencia engañaamor y mucho y que no hay que pretender impresiona, simplemente hay que luchar por hacer lo que toca, siendo uno mismo.