Semana 1 en equipo

image

Un  entrenamiento para coger ritmo después de estas merecidas vacaciones. No era el mas apetecible por lo que tiene mas valor. Ni en lsas mejores circunstancias: una resaca de muchos dias sin forzar la máquina y a las 14.28h de un 11 de septiembre,  pero por eso valio la pena.
Lo estaba haciendo porque tengo un objetivo,  si no, no hubiera dado ni un paso. Hace tiempo descubri que en el correr, como en la vida: cuanto mas te escuches a ti mismo es peor.
Lo que toca se hace, unas veces vuelas y cada paso sale solo. Otras como ayer tienes un guerra interior. Eso si, lo que siempre compruebo, es que nunca te vas arrepentir de ponerte las zapatillas 😉 no era el mejor ritmo ni las mejores sensaciones pero corro por algo que es mucho mas grande.  MERECIO LA PENA.

Yo la otra parte del equipo, sali a correr tambien, sin ganas y no solo eso, sino ques sabia que me efrentaba con un terreno poco conocido por mi. El terreno se caracteriza por las cuestas, y por ser una senda en la montana en medio de la naturaleza llena de nubes de mosquitos. Sali a las 15.30, era esa hora o nunca..asi que esa hora, y tras 4,26Km a un ritmo muy lento paré, los mosquitos me estaban volviendo loca y una tormenta amenzaba con arrancar, al menos puedo decir que merecio la pena, SALI a correr, y eso siempre suma, es otra manera de volver a empezar.

image

Ayer, domingo habia que cerrar la semana con un buen entrenamiento,  sin nike, sin ritmo pero con muy muy buenas sensaciones.  Las circunstancias no podian ser mejores, pude correr con mi equipo y eso ya es un gran PLUS.

Muchas veces se me fue la cabeza al sonido de las carreras, esas pisadas que son la mejor sinfonia en esos momentos…y asi pude tirar! Contenta con este entrenamiento que facilmente fueron 6km, mas contenta aun por compartirlos con mi equipo.
Era unos de esos entrenamientos que van a definir lo qur hagas el resto de la semana; y que explican y una vez mas afirmamos que CORREMOS PARA VIVIR.

Por mi parte el cierre de semana fue un entrenamieto igual, sin nike, sin ritmo, solo con tiempo y se trataba de ¨aguantar¨. Esta vez el terreno era llano, caminos entre viñedos y con la emocion de que un perro sin dueño se unio a mi entrenamiento durante los 50 minutos y por supuesto la oportunidad de correr en equipo, eso no se paga con nada!

Pero, podríamos decir que lo determinante de esta semana ha sido el cuidado de la alimentación, comer para obtener energía y mantener el peso para correr bien y a final de semana podemos decir que lo HEMOS CONSEGUIDO, volver al peso ¨adecuado¨.