Ser liebre, hacer de liebre

En febrero, cuando empezamos a prepararnos  para la media maratón teníamos una preocupación constante, seremos capaces de tirar de nosotros mismos para acabar la carrera en el tiempo fijado?
Muchas veces nos parecía imposible ya que en distancias como los 21km no sólo te flojea las piernas sino sobretodo la mente; pero al enterarnos de la existencia de las liebres en la carrera, nuestro panorama cambio,  ya no ibamos a ser nosotros los responsables de acabar la carrera y mantener el ritmo sino que existían una figuras que se encargaban de eso. Solo habia que seguir un globo verde y no perderlo de vista.
Las liebres en las carreras son los corredores profesionales o populares con nivelazo que te marcan un ritmo y te aseguran que si vas con ellos seras capaz de acabar la carrera en ese tiempo, es decir, te permiten que descargues en ellos la reponsabilidad y el trabajo del ritmo y control de tiempo y asi puedas centrarte en la resistencia fisica y en disfrutar de cada km. Ademas las liebres la mayoria de las veces no se limitan solo a eso, sino que te dan animo y te van contando el terreno que te vas a ir encontrando en la carrera y al final en el ultimo km la mayoria de los corredores aumentan el ritmo y dejan a la liebre atras: te hacen llano el camino

Consiguen hacer que el entrenamiento que llevas tanto tiempo trabajando salga a la luz, saben como dosificarte para que lo consigas, lo tienen estudiado, pulido…hacen que el dia de la carrera disfrutes. Por supuesto tienes que esforzarte, pero sobre todo disfrutas porque sabes que del tiempo no tienes que preocuparte

En la vida,  no sólo en las carreras, la gente necesita una liebre,  alguien que vaya marcando el ritmo, alguien que apoye y de animo durante los momentos de ¨muro¨.
Cuanto nos ayuda tener alguien al lado que se olvida de ella misma, de su mejor marca, de sus cosas, y lo unico que intenta es sacar lo mejor de ti…ser liebre, hacer de liebre

Pero no sólo necesitamos una liebre,  sino que mucha veces tenemos que ser y hacer de liebre para otros en la vida. Cuando tienes una liebre a quien seguir la cosa cambia y es más llevadera porque lo compartes todo.

Pues vamos a aplicar esta filósofa de vida runner a un aspecto más de nuestra vida.  Ser liebre y hacer de liebre para los demás, y apoyarnos nosotros mismos en las liebres, porque como hemos dicho otras veces, no somos superheroes, simplemente somos gentes normales a las que le gusta correr y vivir.